Sobre Nosotros

La máquina que hace Ping! nace de la necesidad de diluir fronteras, indefinir definiciones e invertir importancias. De la necesidad de valorar como elemento fundamental, ya no el libro que es un medio, sino aquello que el libro porta mediante sus letras: Una semilla, una punta de ovillo o un exabrupto fundamental. Nace de la necesidad de publicar libros necesarios.

¿Y qué es necesario? Arriesgar, salirse del mapa, contar lo incontable, transgredir, redefinir, ignorar las modas, huir de ciertas leyes, proporcionarle escobas a las brujas, rascar donde pica, curar, desbrozar. Necesario es que el negocio esté por debajo del arte, y el arte al servicio de las personas. Necesario es generar endorfinas y, siempre que podamos, reír, reír y reír.

Nuestro Pentálogo:

  1. Cada libro es un individuo único e irrepetible. Ninguno debería ser atado a normas, cosido a patrón o moldeado en serie. Clasificarlos significa perder de vista a los diferentes, a los genuinos, a los locos. Sobre todo a aquellos que no se les nota.
  2. Divertido es antónimo de aburrido; no de serio, ni de profundo, ni de importante.
  3. El problema cultural de este siglo es la abundancia. Tal es el alud de paja, que se convierte en expedición amazónica la búsqueda de grano. Las pajas dejémoslas para la piel. Los libros, que sean grano.
  4. Sobrevivir y perpetuarse queriendo ser el más grande, el más largo o el más ruidoso, es un poco del jurásico.
  5. Todo es deliciosamente imperfecto, salvo los hijos, que son otras cosas.

Pingoneamos esta máquina, nave espacial, trabuzno solar o barco rodado:

Cristian Arenós Rebolledo

Cristian Arenós Rebolledo
···
En el timón, motores, sala de telecomunicaciones, cofa y redes de estribor

Nely Vicario Vivar

Nely Vicario Vivar
···
En las calderas, bodega y redes de babor

Paz Palau Pellicer

Paz Palau Pellicer
···
En la sala médica y taller de reparaciones

En el camarote de diseño y decoración

Laura Vicario Vivar
···
En el camarote de diseño y decoración